Pueblos de ganadores millonarios | theLotter
 
 
 

Pueblos millonarios: de dónde salen los ganadores de las loterías de Estados Unidos

8 mar. 2016

Los ganadores de las grandes loterías del mundo, en general, suelen permanecer en el anonimato, sobre todo porque la mayoría de ellas lo avalan en sus reglamentos. Sin embargo, en los Estados Unidos esta posibilidad no es ofrecida, y por lo tanto abundan las fotos de los felices y radiantes ganadores. Muchos de ellos tienen algo en común: provienen de pequeños pueblos

bla bla bla

De la alegría y la fascinación de algunos hasta la envidia de otros, lo cierto es que nadie queda indiferente cuando un hijo, un primo o el vecino de al lado se convierte de la noche a la mañana en un mega multi millonario; de ahí que a los ganadores se les recomiende tomar mayor cautela, filtrar los pedidos de amigos y conocidos y administrar su capital de forma prolija. ¡No sea cosa de andar repartiendo autos de lujo entre los familiares!

Entre los últimos y más notables ganadores de lotería de Estados Unidos resalta un aspecto en común: provienen, todos, de pueblos chicos. Veamos algunos casos. El último gran ganador del sorteo de Mega Millions (aunque de un premio secundario) fue un señor del pequeño pueblo de Dexter, Michigan, que el pasado 22 reclamó el premio de $1 millón que había obtenido en el sorteo del sábado 19 de enero. El afortunado ganador fue John Rehm, de 76 años. Rehm contó que él y su esposa Tina (con quien lleva casi medio siglo casado) apenas pudieron levantar el teléfono para llamar a sus hijos cuando se enteraron de la gran noticia; la novedad corrió como reguero de pólvora en este pequeño pueblo de Michigan en el que viven apenas 4 mil personas. Probablemente, el nuevo rico del barrio ya sea toda una celebridad en esta apacible y verde localidad muy poco habituada a los grandes sobresaltos, en la que tras la gran victoria también cobraron gran notoriedad los vendedores de boletos de las loterías de los Estados Unidos, los cuales también se pueden adquirir online desde todo el mundo y sin hacer filas.

 

Los hermanos favoritos: un caso curioso en las loterías de los Estados Unidos

Si la conmoción fue grande en Dexter, cuesta imaginar el revuelo que causó la reciente fortuna de los hermanos Stocklas en Bethlehem, Pennsylvania. Volviendo de pescar en sus vacaciones en los cayos de la Florida, James Stocklas y su hermano Bob adquirieron boletos para el sorteo de Powerball del 2 de marzo. James, un respetado juez estatal, ganó nada menos que $291 millones, premio que fue repartido con otros dos amigos. Por su parte su hermano Bob, con otro boleto, se llevó $7 millones al ganar uno de los premios secundarios. Esta historia de película tuvo uno de sus puntos altos en la cafetería en la que cada mañana, religiosamente, James toma su desayuno en Bethlehem. Cuando leyendo el diario como cada mañana miró los resultados de la lotería de Estados Unidos y descubrió que había ganado, decidió pagar el desayuno de todos los comensales. A las pocas horas la ciudad ya estaba recibiendo cobertura nacional por parte de los grandes medios, a raíz de la increíble historia de los Stocklas. Lo curioso es que fue este sorteo de Powerball el que puso por primera vez a esta pequeña ciudad de poco más de 70 mil habitantes en las noticias, dado que allí, en general, la vida es muy tranquila.

Pueblo chico, suerte grande

Otra historia impactante es la de Gloria MacKenzie, la mayor ganadora en la historia de las loterías del mundo. En Mayo 2013, esta humilde mujer de 84 años de edad del pequeño poblado de Zephyrhills, Florida, ganó ella sola el bote de $590 millones. MacKenzie, viuda de un granjero proveniente de una localidad rural del estado de Maine, compró el boleto ganador en el supermercado donde hacía las compras diarias. La revolución en Zephyrhills fue brutal: allí viven solamente 14 mil personas y, de hecho, el premio superó ampliamente el presupuesto anual de la ciudad, ¡que es de $49 millones!

La historia recorrió los noticieros de los EE.UU. y el mundo entero. Esta jubilada, madre de 4 hijos, vivía en una modesta casa de esta pequeña ciudad cercana a Tampa, y llevaba una vida tranquila y austera; además, al momento de comprar el boleto, tuvo la inexplicable fortuna de que la persona que se encontraba delante le cediera su lugar en la fila. ¿Qué hubiera pasado si este hombre también quería comprar un boleto con números aleatorios?

La suerte también llegó lejos en el histórico sorteo del Powerball de EE.UU del pasado enero, en el que se repartiera el mayor bote de la historia, $1,58 billones de dólares. Los boletos ganadores fueron vendidos en el tranquilo suburbio de Chino Hills, en California, en Melbourne Beach, Florida (¡donde viven solamente 3 mil personas!), y en la pequeña localidad de Munford, Tennessee. Allí viven apenas 6 mil habitantes y, por supuesto, la búsqueda de Google enseguida sugiere “ganadores Powerball” cuando se busca por este pueblo. Allí viven John y Lisa Robinson, dueños de uno de los tres boletos más deseados por los jugadores de todo el mundo que les otorgó más de 530 millones de dólares, subiéndolos al podio de los grandes ganadores de las loterías de estados unidos.

Como queda demostrado, la Diosa Fortuna también tiene a los poblados y localidades más remotos de los Estados Unidos en su radar…